“El hombre es un animal suspendido en redes de significados que él mismo ha tejido. Considero que cada cultura está constituída por esas redes y su análisis no ha de ser por tanto el de una ciencia experimental en busca de leyes, sino el de una ciencia interpretativa en busca de significaciones”. C. GEERTZ.


Nuestro tiempo, el “globalismo”, es cada vez más multiétnico. Las nuevas tendencias pluralistas de las sociedades modernas, van encaminadas hacia formas de relaciones de identidad más fluidas que dejen mayor espacio a la diversidad, a la diferencia, a la dignidad y a la libertad de las personas. La inmigración en el siglo XXI, representa uno de los grandes dilemas y oportunidades para el desarrollo humano en conquista social, riqueza e interfecundidad cultural. Estamos asistiendo a una nueva cartografía multicolor de identidades, mentalidades y actitudes ineluctables e innegables. No obstante, el nuevo mapa de transformaciones sociales, culturales y geopolíticas engloba: cambios transculturales, desigualdades sociales, pobreza, racismo y resistencias lógicas a la asimilación cultural como solución a la integración. Hace falta más diálogo, y el rechazo de toda dominación, fundamentalmente, la cultural. Se necesitan diálogos y herramientas que aporten luz para construir puentes mediadores para un mundo dividido.

La “Guía” que presentamos, es un método que hemos creado mi compañero Manfred Immler y yo. Contiene una fusión de instrumentos teóricos y metodológicos interculturales hispano-alemanes de excelentes resultados. Algunos de ellos circulan entre los distintos campos de aplicación de nuestra página web. Trabajamos como mediadores culturales e investigadores en nuestros respectivos países y en la U.E. Mediamos entre la pluralidad cultural: autóctona, federal y multicultural de llegada, los inmigrantes y nuestros emigrantes. Ayudamos a crear mayores espacios de equidad y diálogo, mediante el estudio de las identidades humanas en conflicto a través de su estructura que, no siempre representan una solución única y definitiva. En su proceso, una tercera persona experta en gestión intercultural, externa al conflicto y multiparcial —la mediadora/el mediador cultural—, ayuda a las partes a resolver sus problemas, viajando por la red integrativa mediadora.


La mediación cultural en red la definimos como un proceso interactivo solucionador de conflictos que sirve para interpretar, comprender, transformar e investir de significados resolutivos y simbólicos, las prácticas culturales de los agentes sociales en conflicto.

La “Guía de la mediación cultural en red”, es un manual innovador de pasarelas para la integración. Bienvenidos a ella.

Lola Sisternas, Directora de PACTO.